• Home
  • |
  • |
  • am September 21 2017

Comunicación como parte del ciclo de proyectos de desarrollo

May 09, 2013

Comunicación como parte del ciclo de proyectos de desarrollo Comunicación como parte del ciclo de proyectos de desarrollo Comunicación como parte del ciclo de proyectos de desarrollo Comunicación como parte del ciclo de proyectos de desarrollo Comunicación como parte del ciclo de proyectos de desarrollo Comunicación como parte del ciclo de proyectos de desarrollo Comunicación como parte del ciclo de proyectos de desarrollo

(Article in spanish)

Orlando Reos*, consultor jefe en temas de desarrollo, estrategia, sociedad civil y evaluación de proyectos para MG-i ha compartido su visión acerca de la integración de elementos y acciones de comunicación en las  diferentes etapas del ciclo de proyectos de desarrollo social. 

A. El ciclo de proyecto



Tradicionalmente se ha identificado como “ciclo de un proyecto” a la secuencia de etapas que llevan a un proyecto de desarrollo desde su incepción hasta cuando se perciben los resultados del mismo.  

El ciclo de un proyecto tiene su origen generalmente en una iniciativa que describe en forma muy general la manera en que se resolverá un problema, o una carencia sufrida por una comunidad, a través de la ejecución de acciones, algunas de ellas vinculadas a la aplicación de recursos financieros para inversión.  Un ejemplo de proyecto de desarrollo podría ser la construcción de un camino, o un puente, o alguna otra obra de infraestructura.  Pero también un proyecto de desarrollo podría tratarse de la solución de un problema de salud pública o de educación, o de provisión de agua potable, etc.  

En todos esos casos, el ciclo del proyecto describe las etapas necesarias para alcanzar los resultados.  En forma resumida, el ciclo de un proyecto incluye las siguientes etapas: 

Pre-factibilidad

Factibilidad 

Construcción o ejecución 

Implementación u operación 

Evaluación

Cada una de estas etapas puede ser a su vez dividida en sub-etapas con contenidos más específicos. Por ejemplo, la factibilidad incluye como mínimo análisis de tipo técnico, ambiental, económico, financiero y legal. El gráfico siguiente muestra en forma esquemática la idea de un ciclo que aprovecha los resultados derivados de la evaluación de un determinado proyecto para alimentar futuros proyectos similares.

En todas las etapas del ciclo del proyecto hay una dimensión que muchas veces ha sido olvidada pero que es un aspecto fundamental para el éxito de cualquier emprendimiento, especialmente cuando se trata de esquemas que buscan solucionar problemas sociales y no solamente aumentar capacidad productiva o ampliar infraestructura física. Se trata de la comunicación de las autoridades o promotores de los proyectos con los diferentes actores e involucrados y de ellos entre sí. En los siguientes parrafos veremos el papel que juega la comunicación en cada etapa del ciclo. 

Bajar documento en PDF

 

1. Pre-factibilidad


Una primera etapa en el ciclo de proyectos  es la de pre-factibilidad en la que se plantea la solución para el problema de una manera muy general la cual surge de una discusión y análisis de alternativas técnicas con un escaso grado de detalle.  Esta etapa, también llamada de pre-inversión,  es muy importante para comenzar a incorporar a la discusión a los diferentes grupos de personas involucrados en la problemática y solución.   Esos grupos pueden ser de futuros beneficiarios, posibles perjudicados con algunas de las acciones requeridas, empleados de las empresas u organismos que deberán llevar a cabo las obras o prestar los servicios, grupos de interesados en temas ecológicos, organismos técnicos gubernamentales y muchos otros con presencia en el tema en cuestión.  


Desde el punto de vista de la comunicación, es necesario diseñar una estrategia.  Esto es, un diagnóstico sobre las necesidades de comunicación y a partir de ello un programa de acciones que se prolonguen en el tiempo acompañando la evolución del ciclo del proyecto y utilizando los diferentes medios que sean apropiados en cada etapa.

Es importante que la estrategia de comunicación comience a aplicarse ya en la etapa de pre-factibilidad.  Precisamente es en esa etapa en que se requiere de activos canales de información e intercambio de propuestas entre todos los involucrados.  Cuando una idea de proyecto comienza a gestarse, puede ser como respuesta a una necesidad advertida por la población, o como parte de la discusión legislativa o un programa de gobierno, o como propuesta de los proveedores de solución para alguno de los problemas identificados.  Cualquiera sea el comienzo, se requiere de instrumentos de comunicación e intercambio de datos y opiniones entre los actores, básicamente el gobierno o sus agencias, la comunidad de beneficiarios, las entidades de la sociedad civil, partidos políticos, universidades y otras instituciones sociales interesadas en el tema. 

Los instrumentos de comunicación en esta etapa pueden incluir acciones destinadas a promover la discusión de los problemas, la identificación de soluciones y su análisis y características, la diseminación de aspectos técnicos innovadores o de cambios en las formas tradicionales de la comunidad, aspectos socio-culturales de estas comunidades, la concientización sobre problemas ocultos o de largo plazo (p.ej.,  efectos ambientales de largo plazo derivados de cada tipo de solución) y muchos otros aspectos que dependen del  tipo de proyecto en cuestión.  Las modernas plataformas de comunicación social han abierto las posibilidades de enriquecer la participación comunitaria y el empoderamiento de aquellos que serán responsables de la futura gestión, como también de los futuros beneficiarios.  Internet y redes sociales son hoy en día ya los canales más efectivos para establecer comunicación entre los involucrados mencionados más arriba.  Sin embargo, formas más simples, como p.ej., las audiencias públicas o entrevistas personales son las maneras más conocidas de establecer un contacto que abra el diálogo y permita la creación de consensos a partir del entendimiento común acerca de las condiciones del proyecto.

 

2. Factibilidad


A partir de los resultados de la pre-factibilidad, una vez identificado un número reducido de soluciones alternativas, es necesario avanzar con los detalles que permitan establecer la solución aplicable. Esto es realizado a través del análisis de factibilidad que se concentra en los temas económicos, técnicos, ambientales, financieros y legales que definen la estructura fundamental del  proyecto.  

La factibilidad es la etapa en la cual quedan definidas las condiciones definitivas de la solución.  Por eso, la estrategia de comunicación del proyecto debe también establecer mecanismos de vinculación entre promotores, autoridades, reguladores, beneficiarios y público en general para que la solución adoptada tenga el máximo consenso posible, aun aceptando que generalmente no hay una solución única o con aprobación unánime.   

Para todo ese proceso es fundamental disponer de herramientas de comunicación que permitan soluciones consensuadas, o al menos de adhesión máxima y que ayuden a mitigar algunos de los riesgos que de todas maneras estarán presentes en las etapas futuras.

 Las herramientas de comunicación para esta etapa pueden incluir las audiencias públicas, acciones de mercadeo social, persuasión a partir de información fehaciente, campañas de concientización y similares.  También resulta importante el desarrollo de canales de comunicación entre agencias de gobierno, empresas consultoras y organismos de financiación acerca de los detalles técnicos específicos, las condiciones financieras y aspectos contractuales que serán parte de la operación futura del proyecto.  Muchas veces los contratos que ligarán a las partes por muchos años son muy escuetos y no se ocupan adecuadamente de la comunicación fehaciente y efectiva para la gestión.

 

3. Construcción

La etapa de construcción del proyecto, también llamada de ejecución, se refiere al período en el que se desarrollan las obras, para el caso de emprendimientos de infraestructura, o de la inversión básica en equipos, entrenamiento de recursos humanos, adquisición de materiales o tecnología necesarios para poner en operación al proyecto.   Debido a que gran parte de los recursos económicos y financieros totales del proyecto  se utilizan durante este período, también resulta en muchos problemas y diferencias de opinión, conflictos contractuales con proveedores, litigios y, lo que es muy importante, en oportunidades y actos de corrupción.


Por ese motivo la estrategia de comunicación para esta etapa del ciclo del proyecto debe focalizar muy bien los instrumentos que aseguren el máximo de transparencia y credibilidad frente al público.  Nuevamente en este caso el Internet y las redes sociales son elementos fundamentales, absolutamente necesarios para ofrecer a la sociedad y en particular a los involucrados en el proyecto los medios para disponer de información, datos financieros, ámbitos de consulta, estadísticas y otros elementos que sirvan para acompañar la ejecución en un ambiente.   No se trata solamente que los ejecutores, ya sean empresas u organismos públicos, hagan su tarea de acuerdo a la ley y con los recaudos técnicos tradicionales, sino que la población reclama hoy conocer de cerca detalles de esas tareas.

 

4. Operación

La etapa de operación del proyecto es el período en el cual se utilizan las inversiones, se ponen en marcha las acciones que contribuyen a alcanzar los beneficios y solucionar los problemas que originaron el proyecto de desarrollo.  Por ejemplo, si se trata de una carretera esta etapa se refiere a la utilización de la misma por los vehículos que se beneficiarán con esa nueva vía.   Si se trata de un proyecto de mejoramiento de la salud pública mediante el uso de un hospital construido con recursos del proyecto, esta etapa de implementación se refiere a las tareas de atención a los pacientes. 


La comunicación durante esta etapa es nuevamente un aspecto esencial para alcanzar los beneficios esperados.  Por ejemplo, si se trata de un programa de mejoramiento de la salud infantil, que incluye campañas de vacunación a niños, es de fundamental importancia desarrollar instrumentos para alertar a la población servida por el proyecto acerca de los riesgos derivados de la no vacunación, como también transmitir información, p.ej., cuáles son las edades para esa prevención, número de dosis, etc.  Las modalidades de comunicación son diferentes para cada tipo de proyecto, y para cada objetivo específico.   Así, p.ej., cuando se trata de informar a los ciudadanos acerca de los costos de operación del proyecto se usarán medios e instrumentos de comunicación diferentes a los que se deben emplear para la convocatoria, control y seguimiento de los que deben recibir el servicio (p.ej, las vacunas).   Otra dimensión de la comunicación en esta etapa se refiere al diálogo entre prestadores de los servicios y beneficiarios (o clientes) de los mismos.  Nuevamente los desarrollos tecnológicos han definido nuevas manera de establecer dicha relación.  Un caso para mencionar es el uso de la telefonía celular para alertar a los beneficiarios  sobre acciones que deben cumplirse como parte de las campañas de prestación de los servicios ofrecidos.  Ciertos programas orientados a reducir la incidencia de enfermedades endémicas están aprovechando la gran penetración de la telefonía celular en zonas rurales para utilizar servicios de mensajes (SMS) que ayudan a instruir y prevenir  riesgos.  

5. Evaluación


La etapa final en el ciclo de proyecto se denomina genéricamente la evaluación de los resultados una vez concluido el período considerado para el proyecto.  Sin embargo, en una concepción más amplia se refiere  también al monitoreo, es decir el seguimiento del alcance de resultados durante la implementación del programa y la evaluación de las metas de desarrollo una vez transcurrido un tiempo razonable que permita apreciar el alcance de los objetivos de largo plazo.  Existen muchas metodologías para realizar evaluaciones, algunas utilizando herramientas estadísticas, otras con entrevistas y encuestas y en muchos casos con estudios del impacto económico y social después de varios años de operación del proyecto.  Estas técnicas buscan no solamente conocer de manera ex–post los resultados de lo que se hizo, sino también recoger experiencia y aprender de la misma para futuras operaciones similares.  Esas experiencias se volcarán en el futuro en otros proyectos a partir de la etapa de pre-factibilidad.  Esto es lo que permite la conceptualización de un “ciclo de proyecto” tal como se visualiza en el gráfico inicial.

Precisamente este doble carácter del propósito de las evaluaciones requiere de un estilo de comunicación apropiado para cada una de esas finalidades.  La comunicación de los resultados y el impacto del proyecto generalmente están dirigidos a los involucrados (stakeholders) que necesitan información como parte de la transparencia y responsabilidad republicana en el gasto público.  Por otro lado, la comunicación de la experiencia adquirida tiene una finalidad diferente y seguramente buscará sintetizarse en lecciones más generales con una audiencia más amplia y en ocasiones con una perspectiva con rigor académico.  Las herramientas a utilizar, los medios empleados y el enfoque de la comunicación será diferente en cada caso.  

En este caso, una vez más internet se ha convertido en el medio refernete para publicar con transparecia y gran alcanze los resultados de las evaluaciones. También un buen plan de comunicación y relaciones públicas con los medios tradicionales de comunicación locales sirve para  hacer conocer de forma más generalizada estos resultados. No hay que olvidarse de las publicaciones especializadas como pueden ser los scholarly journals o revistas del sector e invitar a periodistas especializados a que ayuden a repartir esta información.

 

**Todas las imagenes usadas en este articulo son propiedad de Fundación Almenara, Abriendo caminos desde la escuela. Agradecemos su apoyo**

_________________________________________________________________________________

Orlando Reos es consultor independiente con una extensa experiencia profesional en evaluación económica y social de proyectos de inversión en infra.estructura para el desarrollo, gestión fiscal y administración tributaria, descentralización gubernamental y gobernanza subnacional.  

 En relación a estos temas a trabajado para las Naciones Unidas, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial. 

Actualmente es socio de Linea International LLC, una empresa de consultoría en economía, administración, finanzas y sistemas con sede en Maryland, U.S.A. Desde 2008 es asesor de MG-i en temas de comunicación para el desarrollo.

_________________________________________________________________________________